El fomento de la lectura

Cada año, las instituciones públicas desarrollan campañas en pro del Fomento de la Lectura. Como normal general se invierten grandes recursos públicos en estas campañas en las que suele haber mucha publicidad y comunicación, pero que luego, tras ello suelen tener pocas herramientas practicas para que el ciudadano se acerque a los libros.

Si estudiamos con detenimiento las diferentes acciones que se realizan, nos damos cuenta que no se focaliza bien sobre el no lector, y como resultado, los que acaban haciendo uso de esos instrumentos suelen ser los lectores habituales.

Siempre he pensado que modificar los comportamientos, los hábitos y los intereses de las personas implica unas estrategias mucho más profundas, que no queden solamente en el hecho de difundir a través de los medios de comunicación, los beneficios que aporta la lectura.

El ser humano es perezoso por naturaleza cuando se trata de hacer que adquiera un nuevo hábito por el que en principio no tiene interés. La mejor forma que incitar a alguien a que se involucre en algo novedoso para él es hacer que, literalmente, se tope con ello; me explico.  De nada sirve que se abran salas de lecturas, que se inauguren bibliobuses, que se presten libros si esas acciones se realizan en lugares que implican que el objeto de esas acciones, el no lector, tenga que desplazarse hasta ellos o modificar cualquier punto de su día a día.

Es como si alguien me dice que me aficione al Curling, y me para ello debo desplazarme a 15 minutos de mi casa o lugar de trabajo…sería realizar un esfuerzo que rompería mi rutina para realizar algo que en principio no me interesa.

Sin embargo, si voy por la calle y me encuentro una pista de Curling y alguien me anima a que lo pruebe, sería mucho más probable que aprovechara y probara la experiencia.

Por lo general, el día a día de las personas está saturado, corremos de un lado para otro y siempre nos falta tiempo. O nos ponen muy fáciles las cosas, o normalmente no nos molestaremos en probar lo nuevo que no nos interesa.

Sir Francis Bacon pronunció una frase  que podemos aplicar a ello “si Mahoma no va a la montaña, la montaña irá a Mahoma”. Ese principio es el que se debería tener presente a la hora de desarrollar cualquier campaña de fomento de la lectura, el realmente, acercar el libro al no lector , haciéndolo presente en el día a día.

Precisamente eso es lo que Vending Books consigue con su sistema. Llevamos los libros a lugares habituales en el día a día del ciudadano, haciendo que, literalmente se topen con ello. Si a eso le unimos que se propones temáticas diversas y atractivas, unidos a unos precios realmente económicos, para que el coste no sea un freno, obtenemos los siguientes resultados. Un 40% de los usuarios de nuestro servicio no se consideran lectores habituales.

No conozco ningún sistema o proyecto de fomento de la lectura que tenga unas tasas de éxito ni remotamente parecidas a las de nuestro sistema.

Os dejo más información  Fomento de la lectura web

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>